[Primera Impresión] Kona Remote 160

[Primera Impresión] Kona Remote 160

18/11/2019
Whatsapp
18/11/2019

El pasado mes de Septiembre Kona presentó en Eurobike su nueva bicicleta eléctrica de montaña Remote 160, una versión actualizada y mejorada de su anterior modelo Remote CTRL. Basada en la plataforma de la Process, la nueva Remote 160 viene con ruedas de 27.5″ (aunque es posible montar ruedas de 29″), un motor Shimano E8000 con batería de 504Wh y ofrece un recorrido delantero y trasero de 160mm.

Especificaciones

  • Material del cuadro: Aluminio 6061
  • Formato de ruedas: 27.5+ (posibilidad de montar 29″)
  • Sistema de suspensión: Beamer
  • Geometría variable: No
  • Recorrido delantero/trasero: 160mm/160mm
  • Buje delantero/trasero: Boost 110×15mm / SuperBoost 157×12mm
  • Transmisión: 1×12
  • Motor:  Shimano E8000
  • Batería: Shimano 504Wh
  • Soporte portabidón:
  • Peso: 23.5kg
  • Tallas disponibles: S, M, L, XL
  • Precio: 5.999 Euros

Geometría

«La geometría de la Remote 160 es muy similar a la de la Process, con algunas pequeñas variaciones. El ángulo de dirección es de 65° y eso nos permitió no haber de utilizar sistemas de bloqueo en la dirección o parachoques en el tubo inferior para protegerlo de la corona de la horquilla en caso de caída, lo cual no nos terminó de convencer en las pruebas iniciales.» dice Trevor Porter, product manager de la Remote 160.

«El reach, la longitud y ángulo del tubo del sillín son prácticamente los mismos que en la Process, pero el ancho del buje trasero es diferente. En vez de utilizar el ya clásico sistema Boost de 148mm, optamos por el SuperBoost de 157mm, pudiendo así conseguir unas vainas traseras de 435mm y la posibilidad de montar neumáticos con un ancho máximo de 27.5×2.8 y 29×2.5.» añade Trevor.

Todas estas características, según Trevor, hacen que la Remote 160 se maneje y se parezca a una bicicleta de montaña normal, y no a una eléctrica.

Montaje

El cuadro de la nueva Remote 160 está fabricado en aluminio 6061 y la integración de la batería y el motor está bastante conseguido, ofreciendo un aspecto robusto y limpio. Dependiendo del país en el que vivas, Kona ofrece el cuadro en un color u otro: los residentes en Europa por ahora se habrán de conformar con este azul turquesa, les guste o no, mientras que aquellos que viven en Norte América, tienen la suerte de poder escogerlo en gris oscuro.

El motor compacto Shimano E8000, está protegido por una carcasa de termoplástico muy similar al que se utiliza en las botas de ski, siendo flexible y pudiendo absorber los impactos y rallarse en vez de quebrarse, según asegura Kona.

La batería ofrece 504Wh de potencia y está protegida por un protector de plástico que, lamentablemente, ha salido defectuoso, deformándose ligeramente sin llegar a quedar completamente en contacto con el cuadro. Por lo tanto, Kona ha cambiado el material del protector y envía uno nuevo y actualizado a todos los clientes que han comprado una Remote 160 que forma parte de la primera producción.

Para extraer la batería, se ha de utilizar una llave allen de 4mm, y si por el contrario, no se quiere extraer, el puerto de carga se encuentra en la parte inferior izquierda del tubo del sillín.

El display y su pulsador son muy ergonómicos, dejando un manillar con un aspecto considerablemente limpio, a pesar de la multitud de cables que solemos encontrar en una bicicleta eléctrica. La potencia de cada modo se puede ajustar via Bluetooth a través de la app móvil E-Tube de Shimano.

La plataforma de suspensión de la nueva Remote 160 es el Beamer, un sistema monopivote ya utilizado en otros modelos de la marca. El extenso espacio entre los pivotes junto a los rodamientos sobredimensionados ayudan a que estas partes sean más duraderas a lo largo del tiempo.

Los 160mm de recorrido delantero están confiados a una horquilla RockShox Lyrik Select con un desplazamiento de 51mm, mientras que los 160mm traseros, a un amortiguador RockShox Super Deluxe Select. Los frenos son unos SRAM Code R con discos de 200mm para tener un alto poder de frenada y la transmisión es una combinación entre el grupo GX y NX de SRAM.

Los neumáticos de 27.5″ que vienen montados de serie en unas ruedas WTB KOM Trail i35 son unos Maxxis Minion DHF/DHR II con carcasa EXO+ y 2.8″ de ancho. Como he dicho al principio del artículo, es posible montar unas ruedas de 29″ con neumáticos de hasta 2.5″ de ancho. De hecho, la horquilla de la Remote 160 es de 29″, por lo que pasar de un tamaño de rueda a otro es muy sencillo.

El cableado de la tija es completamente interno, mientras que el del cable del freno y desviador trasero lo es parcialmente, saliendo al exterior por la parte inferior del tubo del sillín y conectándose con las vainas traseras. Personalmente me hubiera gustado ver un acabado más limpio, como el de la Process, sin necesidad de ver esos dos cables saliendo por ahí, pero supongo que no fue posible debido al motor.

Primera Impresión

Hace un par de semanas pude probar la Remote 160 durante dos días seguidos junto al embajador de Kona Carlos Langelaan en diferentes senderos a las afueras de Madrid, España.

Al principio no sabía muy bien qué esperar de la Remote 160, ya que se me hace un poco raro ver una bicicleta eléctrica creada por Kona, una marca mundialmente conocida por su larga historia en el Freeride.

Con mi altura de 1.81m, escogí una talla L, y nada más sentarme encima del sillín, comprobar la posición de conducción, simular un par de curvas en plano y hacer un bunny-hop, tuve esa sensación positiva que uno tiene a veces en cuanto se sube a una bicicleta por primera vez e intuye que debe de funcionar bien.

La posición de pedaleo, aunque compacta, es muy cómoda, sobretodo por senderos con subidas y tramos técnicos, donde la Kona Remote 160, a pesar de su elevado peso, es sorprendentemente manejable y ágil.

Con el modo Trail siempre activado, me lo pasé realmente bien subiendo, superando la mayoría de obstáculos e irregularidades del terreno y pudiendo pasar por trazadas que serían impensables con una bicicleta normal.

Si la Remote 160 funcionó bien subiendo, bajando no iba a ser menos. La posición de conducción, tal y como intuí nada más subirme en ella por primera vez, es ideal. Te sientes «encima» de la bicicleta y es muy cómoda de manejar, tanto en curvas, como en el aire.

Su rendimiento superó mis expectativas, ofreciéndome seguridad y control incluso en terrenos abruptos, en parte gracias a las suspensiones RockShox, que aunque ambas sean la versión Select, y no la Ultimate, hicieron un trabajo excelente, absorbiendo los baches suavemente en todo momento.

En general, quedé muy contento con la nueva Remote 160. Sin duda alguna, Kona ha creado una bicicleta eléctrica muy divertida que se puede llegar a manejar casi como una normal.

konaworld.com