[Prueba] Frenos TRP DH-R EVO

[Prueba] Frenos TRP DH-R EVO

Staff, 03/11/2020
Whatsapp
Staff, 03/11/2020

Si bien durante mucho tiempo ha habido muchas opcionas sólidas en el mercado de los frenos fuera de Shimano y SRAM, pocos parecen haber avanzado tan rápido, o al menos en la escena de carreras, como TRP. Luchando contra Saints, XT’s y Code’s está su juego de frenos DH-R EVO, que está dirigido al uso de Gravity como Enduro y Downhill, así como para bicicletas eléctricas. Curiosamente, a través de un enfoque poco convencional para el diseño de cosas que se pasan por alto fácilmente y, para el caso, las cosas convencionales como el cable, los discos y el pistón del cilindro maestro, los frenos logran diferenciarse. Hace unos meses, TRP nos envió un conjunto de muestra para que los probáramos. Sigue leyendo para saber cómo respondieron.

Detalles

  • 4 pistones
  • Aceite mineral
  • Manetas ajustables
  • Disco Centerlock de 6 agujeros y 2,3mm de ancho (comparado con el estándar de ~ 1,8mm)
  • Compatible con discos de 223/220/203/180/160/140mm
  • Cable de 5mm
  • Cilindro del pistón maestro de 9mm
  • Peso: 310g (delantero sin disco ni adaptador)
  • Precio: $229.99 USD cada freno, sin disco

Los DH-R EVO utilizan pinzas de 4 pistones en un elegante acabado plateado pulido. El amplio espacio donde se colocan las pastillas ayuda a disipar el calor y facilitan el cambio de las mismas, sin necesidad de desmontar la pinza para hacerlo.

TRP optó por discos sustancialmente más gruesos de 2,3mm, que son aproximadamente medio milímetro más gruesos que los discos normales. Puede que no parezca mucho, pero el área sobredimensionado de la superficie del disco los ayuda a manejar mejor el calor en una cantidad sustancial del 8% según TRP. También los convierte en unos discos más rígidos, más fuertes y más robustos.

Los frenos vienen con pastillas compuestas de resina de TRP, pero hay disponibles una versión metálica sinterizada para mejorar el desgaste y la potencia en condiciones adversas.

Las manetas cuentan con una abrazadera dividida y son específicas para derecha/izquierda. Hay una funda de plástico en el interior de la superficie de la abrazadera, que ayuda a evitar daños en el manillar sin dejar de ofrecer un agarre amplio. Nota personal: una vez golpeé la maneta contra un árbol y la abrazadera aplastó mi manillar de fibra de carbono. Me pregunto si una funda de plástico como esa lo hubiera salvado.

La perilla de ajuste del alcance de la maneta es muy fácil de acceder y de utilizar con guantes o sin guantes gracias a su gran tamaño.

Detalle del cuerpo interior de la maneta de freno, donde han intentado rebajarla lo máximo posible para ahorrar peso.

La bicicleta en la que probé los DH-R EVO tiene una transmisión y tija AXS, y aunque TRP tiene adaptadores de estilo «Matchmaker», fueron desarrollados antes de que el AXS llegara al mercado. Esto me hizo utilizar abrazaderas individuales, que funcionaron bastante bien, pero debido a la pantalla de mi bicicleta eléctrica, tuve una capacidad de ajuste limitada (tal y como se aprecia en la foto de arriba). De todos modos, TRP ya está trabajando en adaptadores compatibles con AXS.

La maneta no es solo ergonómica con una bonita curvatura, sino que también tiene hoyuelos y orificios para un mejor agarre.

Un último detalle agradable: la tapa del cilindro maestro es de aluminio, no de plástico.

En Acción

Cuando TRP me envió estos frenos por primera vez, pensé en qué bicicleta los pondría: en la de Downhill, Enduro o eléctrica. Dado que ya quería más potencia de frenada en mi bicicleta eléctrica, y que los TRP venían con un disco masivo de 223mm, no tuve que pensarlo demasiado. También estaba el hecho de que la bicicleta de ~50 libras también es un buen recipiente para empujar los límites del rendimiento de unos frenos. Por lo tanto, probé discos de 180, 200 y 223mm y también tuve la suerte de poder dedicarle tiempo tanto a las pastillas compuestos metálicas como a las orgánicas.

De todos modos, desafortunadamente, el conjunto inicial que envió TRP tenía una pequeña cantidad de aceite que goteaba de una de las pinzas traseras, lo que contaminó las pastillas desde el principio. Envié el freno para que lo examinaran, recibí uno nuevo y me comuniqué con TRP para saber por qué había pasado eso. Resultó que el sello que está intercalado entre las dos mitades de la pinza se cortó durante el proceso de ensamblaje, lo que generó una pequeña fuga. Hasta ahora, TRP solo ha tenido 3 devoluciones, incluída la mía, lo que representa una tasa de garantía del 0,004%. Esto fue lo que dijo TRP al respecto:

«En la pinza que nos enviaste, la pusimos bajo presión durante 2 días y la ciclamos 100 veces cada 4 horas durante el día. Pudimos ver un poco de aceite goteando desde la parte trasera y luego del desmontaje completo, descubrimos que la junta tórica tenía un pequeño desgarro que causaba esa fuga. Esto no es raro en cualquier fabricante, ya que el tornillo que conecta las dos mitades a veces puede pellizcar esa junta tórica. Si bien esa fuga puede no ocurrir de inmediato (razón por la que pasó nuestro control de calidad) cuando se comienza a usar la pinza, las dos mitades se doblarán bajo potencia, creando más movimiento alrededor de esa junta tórica y permitiendo que pequeñas cantidades de aceite escapen del sistema.»

Como tenía curiosidad por saber cómo se manejaría esta situación para un consumidor habitual, TRP explicó su proceso de garantía. En primer lugar, su programa cubre 2 años desde el día de la compra y cualquier cosa que requiera un cambio de pinza incluiría pastillas nuevas. Básicamente, un cliente puede comunicarse con TRP directamente a través de su correo electrónico/redes sociales o mediante una tienda de bicicletas y, dependiendo de la situación, por lo general, en aproximadamente 4 días hábiles el problema estaría solucionado.

Pasemos a hablar sobre cómo se desempeñaron realmente los frenos. He pasado varios meses probándolos en una amplia gama de condiciones en Idaho, Washington y Utah. Comenzando con la instalación, los DH-R EVO se envían con una gran cantidad de exceso de cable, por lo que recortarlos y volver a conectarlos sin tener que purgarlos por completo es muy fácil. Hay dos cosas que realmente me gustaron del cable en sí. Primero, era fácil entrarlos y adaptarlos a las curvas que mi bicicleta requería. En segundo lugar, TRP utiliza un diámetro de cable ligeramente más pequeño de 5mm; esto no solo mejora la presión hidráulica y, por lo tanto, la potencia, sino que también se alimenta a través de enrutamientos internos con menos complicaciones.

En lo que respecta a la maneta, la forma, el agarre y la longitud eran muy cómodas. También tenía una acción suave y un amplio rango de ajuste de alcance. Dado que los DH-R EVO se comercializan como unos frenos de gravedad y son utilizados por riders como Brendog tanto en el Rampage como en las carreras de la Copa del Mundo de DH, por lo que esperaba que combinados con un disco de 223mm/200mm los harían ser poderosos, pero no estaba seguro de anticiparme en términos de sensación. Si has probado Shimano Saints, o los nuevos XT/XTR, probablemente hayas notado que agarran con fuerza y ​​tienen una sensación de «encendido o apagado». Por el contrario, los frenos Code de SRAM tienden a modular un poco mejor y entregar potencia tardía. Personalmente, colocaría a los DH-R EVO en el medio, entre Shimano y SRAM. Están perfectamente en línea en cuanto a poder y modulación, pero la potencia no golpea toda a la vez, más bien, una vez que se activan las pastillas, hay una curva progresiva en su mordida. Era una sensación a la que en realidad me volví bastante parcial.

En cuanto al rendimiento en descensos largos, los frenos también han sido bastante buenos. Si bien ya no suelo frecuentar terrenos escarpados y muy empinados como en Santa Cruz, tiendo a tener algunos descensos más largos en los que los frenos se calientan continuamente, pero nunca he sentido ningún desvanecimiento o disminución del rendimiento. Personalmente, no sentí una gran diferencia entre los dos compuestos de las pastillas, pero estoy seguro de que ambas funcionan de manera óptima dentro de las condiciones previstas. Por último, sobre el tema de los discos, me encantó la increíble cantidad de potencia que ofrece la friolera de 223mm en la parte delantera y es probable que nunca vuelva a montar ningún disco más pequeño en una bicicleta eléctrica. La otra cosa que me gustó fue que los discos se mantuvieron más rectos después de un par de bajadas sobre rocas y no emitieron ningún sonido molesto, ambos probablemente debido a su mayor grosor.

Conclusión

Si estás buscando un nuevo juego de frenos para Gravity y estás pensando en desviarte de las ofertas de Shimano o SRAM, sería una tontería no considerar los DH-R EVO. Creo que tienen una de las mejores «sensaciones» de frenada del mercado, si no la mejor. En términos del problema surgido en los primeros frenos que me enviaron, la respuesta de TRP verifica que son completamente honestos y realistas. Nada es 100% perfecto y pueden suceder cosas. Como anécdota personal, antes de que estos frenos llegaran al mercado para los consumidores, obtuve una crítica muy positiva por parte de Brendog, que es un buen amigo y siempre ha sido un conversador directo conmigo. No hay ninguna razón por la que la anomalía expuesta en esta prueba deba disuadir a nadie de considerarlos. En mi experiencia, los DH-R EVO han sido potentes y consistentes en todas las circunstancias, pero lo que más me gusta de ellos es su sensación. No los pienso quitar de mi bicicleta en mucho tiempo.

www.trpcycling.com