[Prueba] Neumáticos Onza Porcupine RC

[Prueba] Neumáticos Onza Porcupine RC

Marco Toniolo, 19/06/2021

Presentados en septiembre de 2020, los neumáticos Onza Porcupine encontraron un lugar en mi Pivot Switchblade en su versión DH, por lo que tuve que esperar a que la nieve se derritiera en el Monte Tamaro para el veredicto de esta prueba. El motivo de esta elección es simple: son neumáticos muy agresivos, no solo en el diseño de los bloques sino también en el peso.

Solo están disponibles en 29 pulgadas, con la pared de piel marrón que se ve en las fotos, y tienen un compuesto muy suave y una carcasa robusta, la nueva GRC. El único ancho disponible es 2.50″.

El peso declarado es de 1.200 gramos, y el detectado por nosotros fue de 1.190, el ETRTO es de 63-622, mientras que su precio es de 69,90€.

La carcasa es la nueva GRC, muy robusta y compuesta de la siguiente manera:

El dibujo de la banda de rodadura es extremadamente agresivo, con bloques muy altos y espaciados.

Como puedes imaginar, este es un neumático que trabaja bien en terrenos blandos y mojados, tal y como indica Onza.

En Acción

Onza me envió dos neumáticos Porcupine RC, pero solo monté uno en la parte delantera. ¿La razón? La suavidad extremadamente baja, combinada con el compuesto blando, no lo convierte en un neumático preferente para la parte trasera. Sobre el asfalto se oye claramente el rodar de los tacos, precisamente por su altura y el espaciamiento muy generoso. Además de la fatiga de pedaleo que conllevaría, un neumático trasero de este tipo no duraría mucho, y eso sería una pena porque fuera de la carretera y en el terreno donde suelo montar, el Porcupine RC es una lujuria.

Escogí probarlo en el Monte Tamaro donde ciertamente no faltan piedras y el terreno es suelto. La seguridad del Porcupine es fenomenal, porque logra tener un buen agarre en pendientes y frena sin pestañear, incluso en condiciones de humedad.

La carcasa robusta me permitió mantener presiones alrededor de 1,1 bar (repito, en la rueda delantera), y encontré el equilibrio adecuado entre precisión de conducción y agarre en las curvas, en el sentido de que no abulta y no hay efecto de deriva. Incluso el ancho de 2.5″, con ETRTO 63-622, es perfecto para un neumático de Enduro donde se busca precisión en la conducción, lo cual se vuelve crítico si la parte delantera es demasiado ancha.

Donde el Porcupine entra en crisis es sobre terreno compacto y duro. Aquí nuevamente el problema de los tacos muy altos y espaciados mantienen el neumático demasiado lejos del suelo, por lo que la banda de rodadura no puede dar suficiente agarre. Para daros algunos ejemplos de donde no fui feliz: pasajes sobre losas de roca o frenadas sobre asfalto. Ciertamente no fue una sorpresa.

Lo negativo, por un lado, se vuelve positivo en condiciones de humedad y barro, porque la distancia y la forma de los tacos permiten que el Porcupine limpie rápidamente y, por lo tanto, encuentre tracción en el suelo, también gracias a los tacos laterales macizos, parcialmente reforzados. Vuelvo a repetir que el agarre en curvas es fenomenal.

Conclusión

Los Onza Porcupine son neumáticos de DH que ofrecen un gran agarre en terrenos sueltos y mojados. La carcasa robusta le permite funcionar a bajas presiones sin tener un efecto de deriva. La resistencia a la rodadura es muy alta, mientras que las superficies duras y compactas no son su fuerte.

Onza