[Test] Luz Delantera Lupine Piko X 4 SC

[Test] Luz Delantera Lupine Piko X 4 SC

17/05/2017
Whatsapp
17/05/2017

1500 lúmenes para 55 gramos de lámpara. Los alemanes de la marca Lupin han despertado nuestro interés con estos números y, después de probar la Wilma R7, estábamos interesados en tratar de poner una luz en el casco como es la Piko. La primera cosa que hicimos fue pesarla junto a una batería SmatCore 3.3 Ah, y la aguja se detuvo exactamente en 198 gramos, incluso 35 gramos menos que lo indicado (58 gramos por lámpara, 140 gr. para la batería).

Especificaciones

6 capas de luz a partir de 0,3W (40 lúmenes) a 15W (1500 lúmenes). Con la aplicación adecuada se puede optar por tener de 2 a 4 niveles activos a la vez.
Tecnología: LED, 2 Cree XM-L2 U4
Material de lámpara: aluminio 6061-T6 CNC.
Aprobaciones: IP68 (resistencia al agua), IK 09.
Temperatura de color: 6000K
Temperatura de funcionamiento: -25 ° a + 70 ° C.
Batería: SmartCore 3.3 Ah. También disponible Hardcase 3.3 Ah (sin indicador de la carga restante) y una SmartCore 2.0 Ah.
Precio: 350 euros (comprándolo aquí).
Más detalles en este enlace .

Fuera de la caja

Como en el caso de la Wilma R7, Lupine muestra una atención a los detalles también con la Piko. La estructura de la lámpara está hecha de metal, trabajada con gran precisión, así como diversos accesorios para su fijación al casco o en el manillar, e incorporando una llave hexagonal en el paquete.

Dado que muchos cascos están equipados con un accesorio para poder montar una cámara GoPro, Lupin explota esta posibilidad y se puede montar la luz sobre el soporte de la cámara, evitando así tener que utilizar una correa de velcro a través de los orificios de ventilación. Para la batería, además de la opción de ponerla en una mochila utilizando la extensión que viene en el paquete, es necesario utilizar el velcro. La banda es amplia y asegura un agarre firme, de modo que nada se mueve en el pedaleo.

Un detalle muy práctico es el control remoto en el manillar, idéntico al de la Wilma 7, que conecta con la Piko a través de Bluetooth. De hecho, puede ser utilizado para el control de las dos lámparas al mismo tiempo, después de haber tenido la previsión de establecer el mismo número de niveles de luz (3, en nuestro caso), por lo que se sincroniza el poder de las dos lámparas. Un mando a distancia puede controlar un máximo de 5 lámparas a la vez, y es alimentado por una batería CR 2032 no recargable.

El estado de la batería está indicado por 5 LEDs, cada barra representa un 20% de la batería total. Estos mismos LED también tienen la función de luz trasera, si se conectan de una manera duradera o parpadeando.

Duración

La duración de la batería está influenciada por varios factores, tales como la temperatura y el número de recargas ya realizadas, en cada caso Lupin es bastante preciso con referencias, que se encuentran a continuación. Como subiendo tardas más tiempo, 0.3W son suficientes, mientras que para bajar se necesitan los 15W disponibles. Cuando la batería se está agotando, la lámpara indica que esta cambiando el color del botón de azul o verde a rojo. Cuando la luz roja empieza a parpadear, significa que la batería casi está terminada. Por último, existe una batería de emergencia/reserva que todavía proporciona unos minutos de luz en el nivel más bajo.

La App

Con la aplicación gratuita disponible para iOS y Android, se puede establecer la configuración de la Piko muy rápida e intuitivamente. Elegimos 3 niveles de luz: 0.3W (ideal para el ascenso), 5W (para terreno plano) y 15W (para descender).

Aquí se pueden ver los diferentes niveles de energía y cómo cambia el haz de luz.

Sobre el terreno

Montar por la noche en un camino conocido es una experiencia diferente, por mucho que te lo conozcas de memoria lo ves con otra luz, literalmente hablando. Al carecer de la luz solar difusa, se ven sombras y obstáculos que nuestra mente por lo general no llega a grabar, y la ruta habitual se convierte en una nueva experiencia. Una experiencia que será positiva si tus luces te permiten ir a una cierta velocidad y son lo suficientemente potentes. Las Piko Lupin, a pesar de ser bastante pequeñas, son una de esas lámparas que ofrecen confianza. Si se usan en el casco, como lo hicimos nosotros, y las combinamos con una luz unida al manillar, la velocidad por la noche será bastante similar a la que llegamos a alcanzar de día.

En la imagen se puede ver la combinación de la lámpara Wilma 7 con la Piko, pero ahora vamos a centrarnos en esta segunda. En primer lugar, la ligereza  es una gran ventaja porque se puede dar vueltas muy largas sin sentir un dolor en la cabeza por su peso. Recordad, sin embargo, que la batería también se podría poner en el bolsillo o en la mochila si el casco no tiene las ranuras adecuadas para poder fijar con velcro. El control del manillar es un accesorio que definiríamos como indispensable para no tener que pasarte años para encontrar el botón colocado en la lámpara, especialmente con guantes de invierno. Es mucho más fácil pulsar un botón situado junto a la palanca manual de la transmisión o la tija del sillín.

Los tres niveles de potencia están bien diseñados, en particular el de 0.3W, ideal para las subidas largas en las que se puede ahorrar energía. El de 5W es bueno para tramos planos, mientras que el de 15W te permite montar hasta en los senderos técnicos sin mayores preocupaciones. El haz de luz es más largo que ancho, en el sentido de que no se dispersa a los lados del piloto, sino que va a iluminar lo que está delante de nosotros con una temperatura bastante neutra (6000K) que no es ni demasiado fría y poco natural ni demasiado caliente.

Llevar la luz en el casco tiene la gran ventaja de ser capaz de iluminar las curvas aún antes de entrar, ya que la luz sigue el movimiento de la cabeza y no la del manillar. Es un factor importante cuando el camino se hace difícil, sobretodo a gran velocidad. Por esta razón, si tuviéramos que escoger en la lámpara Wilma o la Piko, escogeríamos la Piko. Por supuesto que la Wilma también se puede poner en el casco, pero es mucho más pesada.

No pusimos la batería al límite, ya que hacíamos rutas de 2h, pasando la mayor tiempo subiendo y utilizando el mínimo de luz. Probablemente para vaciar completamente la batería de la Piko uno debería asistir a una carrera de 24 horas.

Conclusiones

Ligera, durable, y un cuidado en los detalles. La Lupin Piko es un producto bien pensado y bien gestionado, ideal para el ciclismo de montaña durante la noche, incluyendo senderos difíciles. Gracias al bajo nivel de consumo y los niveles de luz ajustables, es casi imposible quedarte sin batería ni luz.

Lupine.de