[Test] Rocky Mountain Maiden World Cup

[Test] Rocky Mountain Maiden World Cup

18/05/2016
Whatsapp
18/05/2016

[ad3]

Cuando vimos por primera vez los prototipos de la Rocky Mountain Maiden en el Crankworx de Whistler en el 2014, supimos que la marca canadiense estaba trabajando en algo grande. La antigua Flatline necesitaba un cambio radical y así lo han hecho con la introducción de la Maiden, su primera bicicleta de descenso completamente de carbono. Teníamos curiosidad por probarla así que hace unos meses contactamos con ellos para que nos enviasen una. Recibimos la Maiden World Cup de gama media, montada con transmisión Shimano Saint, suspensiones BOS y componentes Race Face._DSC9674

Detalles

Todos los detalles de la Maiden han estado muy bien pensados. El cableado interno, los accesorios de protección del cuadro, el gran espacio que hay entre las vainas traseras y la rueda…

  • El cuadro, vainas, pivotes y tubo de sillín es de carbono.
  • Se pueden usar ruedas de 26” o 27.5” gracias al sistema ‘Equalized Geometry’.
  • Sistema de suspensión Smoothlink.
  • Geometría ajustable Ride-4.
  • Rodamientos Oversized Enduro MAX
  • Protectores de goma integradados en el cuadro
  • Compatibilidad con sistema Di2 electrónico montando un puerto interno
  • Cableado interno
  • Caja de pedalier PressFit BB107, dirección drop-in IS42|52, espacio de ejes de 157mm, eje de pedalier ISCG-05
  • Tallas disponibles: S/M/L/XL
  • Tamaño de ruedas compatibles: 26”/27.5”
  • Recorrido del cuadro: 200mm
  • Precio: $6,999(US)
  • Peso: 35.4 lbs sin pedales

3

2

Geometría

En papel la Maiden es muy atractiva y sus números deberían encajar con la mayoría de riders, desde los que compiten cada fin de semana hasta los que simplemente montan por diversión en sus ratos libres. Vainas traseras cortas de 425mm, una caja de pedalier baja, etc. todo ha sido diseñado con la ayuda de Thomas Vanderham. Quizás lo mejor en cuanto a la geometría de la Maiden sea la posibilidad de montar tanto ruedas de 26″ como de 27.5″. A través de un flip chip en el eje trasero y una arandela que se le añade en la parte baja de la dirección, la geometría puede ser fácilmente ajustada según el tamaño de rueda que se use. Sin duda alguna, las 26″ aún no están del todo muertas.

Untitled

Datos utilizando ruedas de 27.5″.

1

Especificaciones

Los componentes en este montaje han sido escogidos cautelosamente para que aguanten horas de bikepark e incluso de carreras de descenso.

_DSC9699

Manillar de 800mm Race Face Atlas. Si crees que es muy ancho para tu gusto, puedes cortarlo. La Maiden tiene una pipa de dirección muy corta así que tuvimos que utilizar varios espaciadores para que quedase a nuestra altura ideal. De todos modos, nos proporcinó mucho espacio en el ángulo de dirección y los ajustes de la horquilla.

4

Suspensiones francesas en una bicicleta canadiense. Simplemente, tanto BOS como Rocky Mountain han hecho un buen trabajo.

_DSC9676

La transmisión es Shimano Saint de 11 velocidades, menos las bielas que son unas Race Face Atlas.

Sobre El Terreno

Es cierto que nos llevó un poco de tiempo hacernos con el setup perfecto de esta bicicleta. Nos llegó con el muelle de la horquilla bastante blando, de 375 el cual cambiamos por uno de 400, añadiendo a la horquilla un par de espaciadores en lo alto de la corona de la horquilla. Después de hacer este cambio, seguía faltando algo… Pero después de añadirle un muelle de 425 e inflarla a 219 PSI, nuestro probador de 6 pies de alto y 185 libras de peso encontró el ajuste perfecto. Cualquier ajuste de suspensiones tanto delantera como trasera requirió usar herramientas para acabar de ajustarlas a su perfección, pero tampoco podemos quejarnos de que no hayan diales externos para un mejor ajuste. El amortiguador lo colocamos hacia abajo para tener un mejor acceso a él. Ajustamos el eje trasero en su posición más alta, dejando el eje de pedalier bajo a 13.2″(335mm)._DSC3571Una vez todos los ajustes hechos era hora de probarla. El chasis, gracias a los rodamientos y piezas que utiliza, es uno de los más rígidos con los que hemos montado. Si hablamos desde un punto de vista de ingeniería, no es difícil meterle refuerzos por aquí y por allá para que sea una bicicleta rígida, pero sí que lo es diseñar un cuadro de carbono que sea ligero y que ofrezca una buena rigideza y control preciso. Otro apunte positivo sobre la Maiden es que es sumamente silenciosa. Si que es verdad que la horquilla BOS Idylle fue un poco ruidosa a pesar de su increíble funcionamiento. Se puede ajustar tanto como tu quieras. A menos que se usen reductores de volumen de plástico como los que se utilizan en las RockShox o Fox, no conocemos otra manera de reducir el volumen de la cámara de aire. Dicho esto, sentimos un balance perfecto en el recorrido medio de la Idylle, algo raro sin usar reductores de volumen._DSC3485Gracias a las cortas vainas traseras de 425mm, la Maiden es muy manejable en las curvas. Si te planteas hacer carreras de descenso con esta bicicleta, quizás deberías de escoger una talla más grande a la que normalmente utilizas, ya que es algo pequeña y sobre terreno rápido y técnico una talla más grande iría mejor. Si en cambio estás buscando una bicicleta para bikepark, es ideal. Se puede saltar perfectamente con ella y la puedes manejar donde quieras. La curva de progresión del amortiguador, según Rocky Mountain es bastante progresiva, pero no pensamos que tendría un cambio de velocidad tan brusco. El recorrido del amortiguador se mantiene en todo su esplendor a medida que vas descendiendo por el camino, pero a la que te encuentras una curva cerrada rápida o rampas empuntadas, parece usar todo el recorrido de golpe. Para mejorar esto, lo que hicimos fue girar al máximo el dial de la baja velocidad de compresión y como consecuencia el muelle BOS respondió correctamente ofreciendo todo el recorrido sin cambios bruscos. Durante todo el tiempo que la hemos tenido con nosotros, nunca hemos hecho ningún tope con ella, pero si que era fácil usar casi todo su recorrido. Parece que la Maiden sería una buena candidata para usar un amortiguador de aire. Si hablamos de la eficiencia de pedaleo, podemos decir que para ser una bicicleta de descenso, es toda una maravilla… Aunque hoy en día, casi todas lo son. La potencia de frenada fue buena, siendo bastante neutra y sin causarnos problemas en trazadas donde los frenos tomaban la mayor parte de la acción._DSC3412Estamos acostumbrados a llevar 7 velocidades de SRAM así que cuando teníamos que cambiar de marcha fue una ardua tarea tratando de encontrar el piñón ideal de la transmisión Shimano Saint de 11 velocidades. No es un gran problema ya que marcas como Hope, e.13 o OneUp ofrecen casetes de 7 velocidades baratos. Los frenos funcionaron bien, pero si los dejas un tiempo sin utilizar, vuelven a estar como si los estrenases por lo que necesitas hacer un par de bajadas hasta que vuelven a frenar al 100%. El guía e.13 fue genial y el combo de potencia y manillar Race Face también. Nuestra pequeña queja se la llevan las ruedas Stan’s que eran bastante fáciles de doblar… Aunque nunca se nos doblaron extremadamente como para tener que alinearlas de nuevo. De todas formas, es algo que los corredores de descenso deberían cambiar. Los neumáticos Maxxis Minion DHR II en cambio funcionaron tan bien como de costumbre.

Conclusión

Es una bicicleta muy buena, la verdad. Hacía mucho tiempo que no probábamos una bicicleta que se adaptase tan bien a todo tipo de riders y fuese tán fácil de llevar. Es una auténtica máquina de bikepark, aún así con algunos ligeros cambios también lo puede ser para un corredor de descenso, para un freerider o para alguien que tan solo esté buscando una bicicleta de estas características para divertirse. Rocky Mountain hizo un buen trabajo con el montaje, pero lo que realmente nos enamoró fue el cuadro. Pronto nos haremos con uno nosotros mismos para empezar un proyecto nuevo y tener la bicicleta de nuestros sueños._DSC3432 www.bikes.com

Gracias a la tienda Hyland Bikes de San José.

[ad12]