[Test] Tecnología Flex Spherical MIPS: El Sistema Del Futuro

[Test] Tecnología Flex Spherical MIPS: El Sistema Del Futuro

Francesco Mazza, 22/05/2020
Whatsapp
Francesco Mazza, 22/05/2020

El protagonista de esta prueba, a diferencia de lo habitual, no es un producto específico sino una nueva tecnología, el sistema Flex Spherical MIPS que podemos encontrar en algunos cascos como el Bell Super DH y el Bell Super Air R, o el Giro Manifest, en lo que respecta al sector del MTB, así como otros modelos de las mismas marcas para el sector de carretera. Una tecnología que nosotros, el equipo editorial de MTB-Mag, creemos que es tan innovadora que marca un punto de inflexión para el futuro de los cascos de MTB y ciclismo. Por esta razón, hemos decidido dedicar una prueba específica a este sistema de protección.

Probé el sistema Flex Spherical MIPS con el casco Bell Super Air sin mentonera. Es el segundo modelo de casco que ha adoptado este sistema después del Super DH, posteriormente utilizado por Bell también en sus cascos de motocicleta de gama alta. El sistema Flex Spherical nació de la estrecha colaboración entre Bell y MIPS como una evolución de la versión estándar de MIPS. Una colaboración en la que Bell ha invertido mucho para integrar el sistema MIPS en sus productos de la mejor manera posible. No es necesario recordar cómo la marca californiana Bell es histórica e intrínsecamente sinónimo de casco: en la década de 1950 inventó el casco tal como lo conocemos ahora, mientras que en 1968 creó el primer casco integral de la historia.

Para aquellos que aún no lo saben, el sistema MIPS es un sistema de protección contra impactos multidireccional, un dispositivo de protección cerebral que ahora equipa la mayoría de los cascos de calidad, no solo para MTB. Es como una funda delgada ubicada entre la cabeza y el interior del casco, fijado a este último por medio de elastómeros, que puede amortiguar la energía rotacional que se genera en la mayoría de los impactos y que se transfiere del casco al cráneo, evitando así que afecte al cerebro causando una conmoción cerebral o un daño aún mayor. En la foto de abajo vemos cómo ha evolucionado este sistema gracias a la colaboración entre MIPS y Bell, integrando radicalmente el sistema dentro del casco. A la derecha, la versión estándar de MIPS. En el centro, la primera evolución creada para el Bell Sixer, donde MIPS está integrado en el sistema de bloqueo de 360° del casco. A la izquierda, el sistema Flex Spherical, donde MIPS es una parte integral del casco.

Una parte integral ya que en el Flex Spherical ya no encontramos una funda adicional delgada entre el casco y la cabeza como pasa en el MIPS estándar, pero es la funda en sí misma la que realiza la función del MIPS. Esto es posible porque los cascos con Flex Spherical MIPS están equipados con dos carcasas, una superpuesta sobre la otra como en una especie de junta esférica, conectadas entre sí a través de cuatro fuertes anclajes elásticos, claramente visibles en color amarillo en la siguiente foto, que permiten que la capa externa se mueva en la interna como un elemento flotante. Por lo tanto, la carcasa interna se mantiene firme en la cabeza gracias al cierre de 360°, mientras que la carcasa externa puede amortiguar los golpes violentos en caso de caída, mejor que el MIPS estándar, así como las vibraciones y las tensiones durante la conducción, mejorando la seguridad y el confort.

El rango de movimiento del Flex Spherical MIPS se limita a lo que es necesario gracias a un paso a cada lado de la carcasa externa del casco que tiene la función de para su recorrido, apoyándose en la carcasa interna. En la siguiente foto, puedes ver claramente el espacio libre entre la carcasa interna y el escalón de la carcasa externa. Los más cuidadosos notarán que las dos carcasas, ambas en EPS, tienen un color y densidad diferentes. De hecho, la carcasa interna está hecha de un EPS más blando, para disipar mejor la energía en caso de impacto, mientras que el EPS de la carcasa externa tiene una formulación más sólida y rígida a la que obviamente se agrega el recubrimiento de policarbonato, siendo la primera en recibir un posible impacto.

El funcionamiento del Flex Spherical MIPS no solo es conceptual, ya que el movimiento resultante es decididamente fluido y homogéneo, como puede testificar en el siguiente video. Las bandas elásticas permiten una buena libertad de deslizamiento entre las dos carcasas en un rango suficientemente amplio y, al mismo tiempo, las mantienen unidas, sin tener la exterior mínimamente separada de la interna. Por lo tanto, el aspecto teórico del proyecto se une a la calidad de los materiales y al cuidado en la construcción, lo que hace que el Flex Spherical MIPS sea un sistema impecable en todos los aspectos.

En Acción

En lo que respecta a las impresiones de conducción, también vale la pena comentar sobre el ajuste del casco, en el que el sistema Flex Spherical juega un papel incisivo. La construcción de doble carcasa permite que el sistema de bloqueo de 360° se integre en la carcasa interna, lo que reduce aún más las protuberancias que podrían crear puntos de contacto molestos y mejora considerablemente la comodidad. Al contrario de lo que se podría pensar, la presencia de dos carcasas no reduce la ventilación del casco, por el contrario, lo mejora. Esto se debe a que la cantidad o tamaño de los orificios de ventilación no se ve afectado (22 en el caso del Super Air en prueba), mientras que el espacio intermedio entre las dos carcasas aumenta significativamente el flujo de aire que pasa dentro del casco, eliminando rápidamente el aire caliente y húmedo debido a la sudoración.

En términos de seguridad, afortunadamente no he probado el sistema Flex Spherical MIPS al caer o golpear el casco violentamente, pero la percepción es de un sistema tecnológicamente mucho más avanzado que el MIPS estándar. Lo que he podido apreciar, sin lugar a dudas, es la increíble estabilidad del casco debido al principio flotante del Flex Spherical. Personalmente, siempre he odiado los cascos que se mueven sobre la cabeza en senderos abruptos y que deben estar demasiado apretados para reducir la tendencia a deslizarse hacia adelante o desplazarse hacia los lados. En este sentido, el sistema de bloqueo de 360°, ahora adoptado por la mayoría de los cascos, ofrece una mayor estabilidad que los cascos de hace unos años, pero el Flex Spherical ha dado un gran paso adelante en términos de estabilidad y, en consecuencia, de comodidad.

Como se puede ver en el siguiente video, la carcasa interna permanece inmóvil en la cabeza incluso cuando hay mucho movimiento, por lo tanto, durante la conducción no se siente un ligero movimiento del casco, incluso en las secciones más abruptas, gracias a las bandas elásticas que estabilizan efectivamente la carcasa externa y aíslan los movimientos en todas las direcciones. Esto permite que te concentres más en montar, literalmente olvidando tener un casco en la cabeza. En sí mismo, el Super Air tiene un peso más alto que el promedio de los cascos de Trail (416g en talla M), pero gracias al sistema Flex Spherical MIPS, el peso percibido, créanme, es mucho más bajo que el real.

Conclusión

El Flex Spherical MIPS aprovecha las ventajas de las últimas tecnologías desarrolladas para la comodidad y seguridad de los cascos de MTB, como el cierre de 360° y el MIPS, los une y los mejora exponencialmente en una solución brillante que parece provenir directamente del futuro. Este sistema literalmente me ha impresionado y creo que, sujeto a una licencia de patente, de hecho puede convertirse en la referencia de los cascos de alta gama para todas las disciplinas off-road.

Cascos diponibles con el Flex Spherical MIPS

Por el momento, el sistema MIPS Flex Spherical está disponible exclusivamente en los últimos modelos de cascos de carretera y montaña de Bell y Giro. Para el sector de MTB hay tres modelos disponibles:

Bell Super Air R: €299
Bell Super DH: €299
Giro Manifest: €270

MIPS
Bell e Giro